Tras una larga y fructífera vida, V7R1 fue enterrado el pasado 30 de abril del 2018. V7R1 se marchó pacíficamente y por causas naturales. Creció en una gran familia en la que le precedieron los fallecimientos de muchos de sus hermanos ; el más reciente su hemano menor V6R1. A la versión V7R1 le sobreviven sus dos hermanos mayores, V7R2 y V7R3. V7R1 descansa, junto a  V6R1, en una caja de diskettes de 8", como un tributo a sus antepasados.

V7R1 sirvió muy bien a la comunidad de  IBM i durante toda su vida. Como primero de las versiones V7, estaba especialmente orgulloso de sus actuaizaciones técnicas. En su tiempo libre, a V7R1 le gustaba hacer upgrades y copias de seguridad.

Aquellos que conocieron a V7R1 lo echarán de menos y también el fiel cumplimiento de sus obligaciones, haciendo siempre lo que se le decía, bien o mal, en el 99,99999% de las veces.

Ahora en serio...

V7R1 y V6R1, y todos los demás V sea cuál sea su R anterior a ellos, están muertos. Muertos como Zed en Pulp Fiction. Como Old Yeller. Como Luca Brasi. Muerto como la  mamá de Bambi. Muerto, he dicho. Muerto.

V6R1 lleva sin soporte más de 3 años y desde el 30 de abril  V7R1 también está fuera. Sí, existen planes para ampliar el soporte pero son muy caros y muchos partners ni siquiera los ofrecerán. Diga a sus clientes, sus socios, sus delegaciones, a todo el mundo que esté a su alcance, que tienen, que deben, usar como mínimo la versión V7R2, mejor si es la V7R3, tan pronto como puedan. Es una irresponsabilidad estar usando equipos informáticos en una empresa o negocio con un sistema operativo retirado.

¡Haga lo correcto, actualice el sistema operativo de su IBMi! y hágalo pronto.